Nueva Zelanda: el nuevo paraíso terrenal

Nueva Zelanda se está transformando en un lugar deseado por todos los aventureros y exploradores, un lugar para admirar, para contemplar y por sobre todo para encontrarse. Es el lugar perfecto para aquellas personas que son amantes de la naturaleza y los trekking. Cada paisaje parece estar en un cuadro y el sonido de la naturaleza se transforma en música para los oídos.

Es el lugar ideal para desconectarse y sentirse alejado de todo, sentirse insignificante ante la inmensidad de sus cordilleras y sentirse diminuto entre kilométricas praderas verdes.

 

¿A dónde pertenece Nueva Zelanda?

Nueva Zelanda es un país independiente perteneciente a Oceanía. Queda justo debajo de Australia, en el Océano Pacífico. Se divide en Isla norte e Isla Sur, teniendo las dos una vegetación completamente diferente. La primera se caracteriza por sus extensas lomas verdes, mientras que en la isla sur predomina las cordilleras puntiagudas y una vegetación frondosa. NZ un país multicultural, tiene costumbres y tradiciones inglesa, pertenecientes a Inglaterra, como Maori, pueblo nativo y originario de Nueva Zelanda.

 

¿Cuándo visitar Nueva Zelanda?

NZ es una tierra llena de paisajes alucinantes y cada paisaje tiene su encanto en toda temporada del año. Llueve, este nublado, nieve o salga el sol, Nueva Zelanda es impresionante. Lo primero que hay que saber es que es un país en el que el tiempo es muy cambiante y puede variar drásticamente a lo largo del día, por eso debes de ir preparado para todo. La mejor época para visitar NZ es durante los meses de noviembre a marzo, temporada de primavera/ verano. Si bien el tiempo igual puede variar durante esta época, por lo menos hace menos frío y dan más ganas de hacer excursiones o irse de camping.

 

¿Isla Norte o Isla Sur?

Como te contamos más arriba, las dos islas que forman Nueva Zelanda son muy distintas entre si. No hay ninguna mejor que la otra, solo dependerá del tipo de paisaje que quieras ver.

Praderas Isla Norte, Nueva Zelanda

La isla norte se caracteriza por un paisaje de infinitas praderas verdes, un verde jamás visto antes, fuerte y fosforescente. Las lomas están siempre llenas de ovejas y vacas que contrastan mucho los colores entre el pasto, el cielo y las nubes. Puedes partir el viaje por Auckland y terminar en Wellington, pasando por la escenografía de la película El Hobbit y las termas en Rotorua.

La isla sur, tiene un paisaje mucho más parecido al sur de Chile, pero aún más virgen. Se imponen las cordilleras puntiagudas y rocosas de los Alpes del Sur y hay una densidad mucho mayor de árboles y vegetación. El clima es mucho más frío que la isla norte y se hace cada vez más frío a medida que uno avanza al sur. Puedes comenzar por recorrer Golden Bay y terminar en Queenstown, pasando por el espectacular Monte Cook y la ciudad de Twizel.

 

Sal y descubre el mundo, Nueva Zelanda no dejará de sorprenderte.

Conoce las ofertas a Nueva Zelanda